Alzira estrena festividad: “segon dilluns de pasqua”

Portada del libro de Edicions Bromera sobre Sant Vicent y en la que participó el Ayuntamiento de Alzira.

Portada del libro de Edicions Bromera sobre Sant Vicent, publicación en la que participó el Ayuntamiento de Alzira.

Alzira estrena festividad hoy lunes: “segon dilluns de pasqua”. A ustedes les dice algo, pues no, pero al equipo de gobierno sí.

Como recordarán, los nuevos representantes municipales acordaron sustituir la festividad de San Vicent por otra laica,”segon dilluns de pasqua”.

Con esta decisión no solo se cargaban una tradición; renunciaban a un valenciano ilustre, que predicó en nuestra ciudad y uno de los primeros europeistas. Tal como recoge Aureliano Lairón en el libro “Alzira Ayer y Hoy”, editado por la falla de la Plaza Mayor en el año 2002, Sant Vicent Ferrer visitó en 1409 por primera vez el monasterio de Nuestra Señora de la Murta y en 1410 se suspendió un Consell para que las autoridades asistiesen a un sermón. Desde entonces consta documentación de la devoción y el respeto que los alcireños profesaban al santo. Por ello, en el año 1734 los jurados de Alzira acordaron rehabilitar la fiesta en honor al santo valenciano por considerar “ser dicho señor San Vicente otro de los patronos tutelares de dicha villa por cuyos méritos e intercesión ha logrado y espera lograr sus maiores augementos”.

Con posterioridad ya en el siglo pasado cuando se concedió a los ayuntamientos la facultad de designar dos fiestas locales Alzira siempre ha celebrado esta festividad como tal. Hasta hoy.

Joan F. Mira autor del libro ”La Vida i llegenda de d’un predicador”, de Edicions Bromera, editado por primera vez en el año 2002 y en el que participó el Ayuntamiento de Alzira siendo alcalde Pedro Grande y con el BLOC de socios de gobierno sobre la imagen que los valencianos tienen del “sant nacional dels valencians”, señala: “Als valencians de la Ciutat i Regne -als de la ciutat més encara que als del Regne_ allò que els importa de Sant Vicent Ferrer és que era, certament, un personatge important, famós a tota Europa i autor de prodigis populars i fabulosos, però sobretot els importa el fet que era valencià: eminenment valencià i arquetípicament valencià, lligat a la seua gent i a la seua terra amb llegendes locales, històries o historietes, miracles i altres llaços igualmente poderosos”.

Más adelante Joan Francesc Mira destaca otro de los factores de identificación con el santo, la utilización del valencià. “…el ‘nostre’ Vicent Ferrer, com sap tothom, predicava a tot arreu en valencià, i a tot arreu l’entenien, fet que es una prova de l’eminència suprema de la llengua valenciana i de la relación singular d’aquesta llengua amb l’altíssima missió del sant predicador, Pero al mateix temps l’us del valencià es un signe del caràcter popular i assequible del sermons de sant Vicent, lluny de la formalitat culta del idiomes oficials, com ara el castellà”.

Pero además de su dotes de predicadores, Sant Vicent se erige con un gran diplomático. Su participación en el Compromiso de Caspe fue importante para que Fernando de Trastamara (infante de Castilla y nieto de Pedro IV El Ceremonioso) saliese elegido por los nueve compromisarios de Aragón, Valencia y Cataluña, Rey de Aragón frente al otro pretendiente Jaume II d’Urgell. También jugo un papel decisivo en resolver el ‘Cisma de Occidente’, al retirarle al papa Benet XIII (el Papa Luna) la obediencia, arrastrando en esta decisión a los reyes de Castilla y Aragón. (Benet XIII ya solo sería papa en Peñiscola).

Al parecer en Alzira han hechos propias otras versiones desmitificadoras del personaje que el propio Joan F. Mira recoge: ” Hi uns altres valencians, una minoria (minoria més o menys intel.lectual i més o menys progressista), que veuen aquesta identificació del sant amb la visió jeràrquica i conservadora com una prova del seu caràcter ideologicament regressiu: Vicent Ferrer, seria, sobretot, l’emblema i el patró d’un regionalisme populista, banal i reaccionari, mistificador i escasament racional”.

Con todo ni la visión legendaria del santo (patriótica o regionalista y devota) ni la visión crítica del personaje (laica y escéptica) desmitifican a este valenciano universal, que predicaba en valencià, y que los compañeros de Compromis en el ‘cap i casal’ celebran y que los de aquí ignoran, al igual que los socios de gobierno tan aficionados a las redes sociales y que podrían tirar de hemeroteca. Coherencia señores.

 

Deja un comentario

" alt="" title="" class="banner-image" width="100%" />

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.Más información