Condenan a Bankia por vender preferentes a un ex director al que no informó con transparencia del producto

Condenan a Bankia por vender preferentes a un ex director al que no informó con transparencia del producto

VALENCIAECONÓMICA.- El Juzgado de Primera Instancia número 22 de Valencia ha condenado a Bankia a devolver a un ex empleado y director de una sucursal de la propia Bankia 73.800 euros que éste invirtió en preferentes  de la Serie A emitidas por Bancaja Eurocapital Finance en 1999. La sentencia, ganada por Apabanc, estima que pese al perfil profesional del demandante, Bankia infringió el deber de informar con transparencia y por tanto declara la nulidad de la compra y del posterior canje por acciones, condenándola a indemnizar al afectado por los daños y perjuicios causados.

El demandante, actualmente con 77 años, fue empleado de la Caja de Ahorros de Valencia (Bancaja-Bankia), en varias oficinas y director de una sucursal de Gandia en 1995, antes de jubilarse. Sin embargo, y como consta en la sentencia, “la vivencia profesional del mismo se enmarca en la realización de operaciones como cuentas corrientes o préstamos personales, sin ninguna experiencia como banquero de finanzas, ni con productos complejos, que aparecieron años después de su jubilación”.

Además de trabajador de la entidad, el demandante había sido cliente él y toda su familia, existiendo una relación de gran confianza en la entidad y con los propios empleados, en concreto con un amigo y compañero de trabajo, que fue quien le “vendió” las preferentes.

Ricard Torres, presidente de Apabanc, resalta que “pese a su carrera profesional, la sentencia estima que el demandante era prudente, previsor y pequeño ahorrador jubilado, un cliente minorista con necesidad de disponer de dinero para atender sus gastos familiares. Es decir, un perfil idéntico al de miles de ahorradores españoles que han caído en la trampa de Bankia”

Lo llamativo del caso es que, en 1999, el demandante fue a sucursal de Bancaja y su propio compañero y persona de confianza le gestionó la suscripción de participaciones preferentes Seria A de Bancaja por un valor nominal de 73.800 euros. En ese momento nadie le informó del riesgo en el que incurría, ni se le practicó el test de conveniencia ni de idoneidad, necesario para constatar sus conocimientos y experiencia en el ámbito de esa inversión.

A su vez, el empleado de Bancaja que le vendió las preferentes tampoco había recibido formación específica sobre estos productos. Este mismo empleado, según la información que le constaba, pensaba que las preferentes no tenían ningún riesgo y eran un producto seguro. Creía que el riesgo del producto sólo estaba asociado al riesgo de Bancaja, que en ese momento parecía una de las primeras entidades financieras del país, solvente y con beneficios.

La sentencia estima por tanto que las participaciones preferentes no son un producto adecuado para clientes minoristas y de perfil conservador. La entidad ofreció al demandante un producto que “no era apto” para él, como tampoco lo era la posterior operación de canje por acciones de Bankia.  Sin embargo la sentencia también entiende que los empleados de Bankia (entonces Bancaja) actuaron de buena fe, ya que carecían de la formación necesaria y ni ellos mismos sabían las características ni los riesgos reales del producto que vendían.

 

Deja un comentario

" alt="" title="" class="banner-image" width="100%" />

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.Más información