El conseller Juan Carlos Moragues pone a Caixa Ontinyent como ejemplo “de buena gestión y modelo financiero”

El conseller Juan Carlos Moragues pone a Caixa Ontinyent como ejemplo “de buena gestión y modelo financiero”

VALENCIAECONÓMICA.- El conseller de Hacienda y Administración Pública, Juan Carlos Moragues, ha destacado este jueves que “la renovada Ley de Cajas de Ahorro apuesta por la profesionalización, la independencia, la transparencia e información del funcionamiento” de estas entidades. Así lo ha indicado tras reunirse con el presidente de Caixa Ontinyent, Antonio Carbonell, y el director general, Vicente Penadés, junto a la directora general del Instituto Valenciano de Finanzas (IVF), Mariona Roger, y realizar una visita a las instalaciones del Centro Culturar Caixa Ontinyent.

Moragues ha indicado que esta entidad es “un símbolo de buena gestión financiera, responsabilidad, eficacia y trabajo bien hecho, lo que la ha llevado a convertirse en la primera caja de ahorros del país”.

Ha recordado que “la valenciana Caixa Ontinyent y la balear Caixa Pollensa son las dos únicas cajas de ahorro que hay en España”, al ser “las únicas que lograron sobrevivir por sí mismas sin necesidad de fusiones ni de ayudas públicas” y ha agregado que, de las dos, “Caixa Ontinyent es la más grande y la que tiene una mayor antigüedad”.

Moragues ha valorado la actividad de la caja, por un lado propiamente financiera, crediticia y de recepción de depósitos, y por otro, con “una importante función social” a través de obras sociales y benéficas.

Además, ha ratificado el apoyo del Consell a una entidad “tan significativa, relevante y distintiva” y que consideran “ejemplo de buena gestión y modelo financiero dirigido a las personas y que enfoca sus recursos al apoyo del modelo tradicional centrado en el ámbito rural, mayores, depositantes, comercio minorista y pymes”. “Ofrecemos toda nuestra colaboración a una entidad que es un factor básico para el desarrollo tanto social como financiero de la Comunitat”, ha aseverado.

De la Ley de Cajas aprobada por el Consell para adaptar la legislación valenciana a la estatal, ha resaltado que “aumenta el control, profesionaliza la gestión, fortalece el gobierno corporativo de las entidades” y constituye “una apuesta por la independencia y la transparencia”.

Nueva normativa

La nueva normativa aborda un redefinición de las cajas de ahorros y contempla una limitación de su ámbito de actuación, tanto territorial como funcional, lo que implica “recuperar la vinculación con el territorio, el comercio minorista y el apoyo a las pymes”.

Además, Moragues ha subrayado que refuerza el componente de profesionalización exigible a los miembros del consejo de administración y de la comisión de control de las cajas, para lo que introduce la figura del consejero independiente y le da una posición predominante.

Ha apuntado asimismo que “se han incrementado los requisitos de idoneidad para todos los miembros del consejo y de la comisión, así como para los directores generales y responsables de las funciones de control interno y quienes desempeñen puestos clave en la actividad diaria de la caja”, hasta “asimilar las exigencias a las de los bancos”.

Igualmente, se ha reducido el porcentaje de participación de las administraciones públicas en la configuración de la Asamblea General y aumenta paralelamente el peso de la representación de los impositores.

La nueva ley introduce asimismo una nueva incompatibilidad, de acuerdo con la normativa básica del Estado, consistente en que no podrán ser miembros de los órganos de gobierno de las cajas de ahorro quienes desempeñen cualquier cargo ejecutivo en partido político, asociación empresarial o sindicato. Para Moragues, “supone un avance indudable hacia la profesionalización y despolitización de estas entidades”.

Por lo que respecta a la Obra Social, de conformidad con la legislación básica, se determinan como destinatarios a los impositores, empleados de la caja, colectivos necesitados y fines de interés público. Asimismo, se incorpora alguna especialidad que deberán cumplir las fundaciones que gestionen la Obra Social de las cajas para garantizar que los fondos constituidos por las cajas se apliquen al mantenimiento y desarrollo de las actividades propias de la Obra Social.

Esta normativa es de aplicación tanto a Caixa Ontinyent como a las fundaciones surgidas de la transformación de Bancaja y Caja Mediterráneo o las constituidas en su día para la gestión de la Obra Social, como la Fundación Caja Castellón, y asigna al IVF una función supervisora y de control de su actuación, en el ámbito de las competencias de la Generalitat y en el marco de la legislación básica del Estado, sin perjuicio de las competencias asignadas al Protectorado de Fundaciones.

Deja un comentario

" alt="" title="" class="banner-image" width="100%" />

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.Más información