El dictamen del catedrático de la UV Rafael Fernández ha sido determinante en la nulidad del ERE de Coca-Cola

El dictamen del catedrático de la UV Rafael Fernández ha sido determinante en la nulidad del ERE de Coca-Cola

VALENCIAECONÓMICA.- Un dictamen elaborado por el catedrático del Departamento de Dirección de Empresas de la Universitat de València Rafael Fernández Guerrero ha sido determinante en la declaración de nulidad, ratificada el pasado miércoles por el Tribunal Supremo del Expediente de Regulación de Empleo (ERE) de Coca-Cola que afectaba a 1.119 trabajadores e implicaba el cierre de las plantas de Fuenlabrada, Asturias, Alicante y Palma de Mallorca.

El dictamen aportado por el  profesor Fernández Guerrero, que declaró en la vista ante la Audiencia Nacional en calidad de perito el pasado mes de junio, es consecuencia del contrato suscrito por la Universitat de valencia, a través de su Oficina de Transferencia de la Investigación (OTRI), con la Federación Agroalimentaria de Comisiones Obreras, personada en el juicio. En el dictamen se valoran las causas del proceso de reestructuración de las empresas del holding Coca-Cola Iberian Partners y sus consecuencias y, según explica el profesor Fernández, “se demuestra de manera muy pormenorizada que no se justifican las causas organizativas alegadas por la empresa, sino que se camuflan cuestiones económicas y se obvia algo tan fundamental como el preceptivo plan de reorganización de recursos humanos”. “En la memoria justificativa de los despidos se confunden sistemáticamente informaciones de carácter económico con los procesos de producción, se confunden conceptos y no se justifica en ningún momento los ajustes persona- puesto que darían soporte a la reestructuración”, según señalaba Fernández Guerrero en su informe, que concluía que “las causas productivas alegadas por la empresa eran inconsistentes”.

El dictamen del profesor Fernández, fijaba en su última parte las claves de una posible solución negociada, antes incluso de que se pronunciase la Audiencia Nacional, pero la dirección del Holding Coca-Cola Iberian Partners no las consideró.

La sentencia de la  Audiencia Nacional del pasado mes de junio, ratificada ahora por la sentencia del Tribunal Supremo, destacaba que la empresa no había proporcionado a los trabajadores toda la información necesaria sobre el plan de reestructuración durante la negociación, que la fusión de las plantas embotelladoras no se hizo adecuadamente y que algunas actuaciones de la empresa no fueron de “buena fe”, aspectos que habían sido puestos de manifiesto por el dictamen de la Universitat de València.

La Audiencia acreditó asimismo, que Coca-Cola vulneró el derecho de huelga de los trabajadores de la planta de Fuenlabrada y constató que la dirección recurrió a esquiroles y empleó medio ilícitos para reducir el impacto de la huelga que es “un instrumento lícito” de los trabajadores a la hora de negociar un despido colectivo. Ahora el Tribunal Supremo hace suyo el argumento de la Audiencia de que la empresa vulneró el derecho a la huelga de los trabajadores, lo que hace “innecesario” analizar el resto de dudas jurídicas planteadas sobre el despido colectivo y por lo tanto declara la nulidad del ERE.

Deja un comentario

" alt="" title="" class="banner-image" width="100%" />

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.Más información