El Grupo Nanobiopol de la UA diseña películas adhesivas antimicrobianas a partir de aceites esenciales

De izq. a dcha.: Mª del Carmen Garrigós, Alfonso Jiménez y Carlos Pelegrín.

De izq. a dcha.: Mª del Carmen Garrigós, Alfonso Jiménez y Carlos Pelegrín.

VALENCIAECONÓMICA.- Cada año en Europa, más de 500.000 personas contraen infecciones hospitalarias en lugares de paso no esterilizados como baños, pasillos o habitaciones. El Grupo de investigación de Análisis de Polímeros y Nanomateriales de la Universidad de Alicante (Nanobiopol) participa, junto a personal investigador y de la industria de países como Italia, España, Portugal, Reino Unido y Alemania, en el proyecto Flexpol para la fabricación de una película adhesiva antimicrobiana que reduzca el riesgo de contaminación en ambientes hospitalarios.

Los hospitales son un lugar perfecto para que las bacterias puedan llegar a producir infecciones fatales en los pacientes, acompañantes o en el propio personal. Flexpol, financiado por la Comisión Europea, pretende desarrollar una línea piloto para la producción de estas películas transparentes, basadas en polipropileno y antimicrobianas, de un modo eficiente y de bajo coste.

La UA diseña formulaciones con propiedades antimicrobianas a partir de aceites esenciales extraídos de plantas como orégano o tomillo.

La UA diseña formulaciones con propiedades antimicrobianas a partir de aceites esenciales extraídos de plantas como orégano o tomillo.

Para conseguir este efecto, confluyen dos factores determinantes: nano-estructuras sobre la superficie del plástico, y cápsulas que contienen una mezcla de aceites con propiedades antimicrobianas. La combinación del material y la estructura de la superficie es capaz de eliminar varios tipos de gérmenes e inhibir el crecimiento bacteriano con una eficacia del 99%. En concreto, las estructuras empleadas producen daños mecánicos en la membrana de la célula, eliminando así los agentes patógenos.

Esta estrategia no solamente garantizará la protección de la salud de los pacientes y el personal médico, sino que producirá un importante beneficio económico gracias a que habrá que gastar menos en detergentes y desinfectantes. Una solución prometedora que requiere diferentes pasos, aportaciones y colaboraciones por parte de los diez socios que integran el proyecto.

En este sentido, los investigadores del Grupo Nanobiopol de la Universidad de Alicante, Alfonso Jiménez, Mª del Carmen Garrigós y Carlos Pelegrín, están diseñando formulaciones con propiedades antimicrobianas a partir de aceites esenciales extraídos de plantas tales como tomillo u orégano, para su uso como agentes bactericidas. “Nuestro rol principal -explica Jiménez- es desarrollar, a escala de laboratorio, la película de polipropileno con los aceites esenciales antimicrobianos. Estos aceites son extraídos de componentes naturales como tomillo o romero, presentes en la zona Alicante, que acaban integrándose en el material base de la película”.

Aplicaciones

Las películas de plástico antimicrobianas se aplicarán en el entorno hospitalario para reducir el riesgo de contaminación. En este sentido, el punto culminante de Flexpol consiste en aplicar el material en grandes superficies como paredes y suelos, y en piezas más reducidas como mesas, camas o pomos de puerta, que suponen un foco creciente de bacterias. Es por ello, que se llevarán a cabo ensayos en entornos médicos reales, en concreto el Hospital Universitario Donostia, socio del proyecto, para evaluar la eficacia, durabilidad y resistencia de las películas contra la contaminación, valorando también la compatibilidad del film con los protocolos de limpieza y desinfección utilizados en este entorno.

Reunión Flexpol en la UA

El campus de San Vicente del Raspeig de la UA acogió hace apenas una semana, los días 23 y 24 de enero de 2018, una de las reuniones del consorcio de socios del proyecto Flexpol formado por el Instituto alemán Fraunhofer de Tecnologías de Producción IPT, que coordina el proyecto; la empresa española Naturality, la italiana Propagroup S.p.A.; Granta Design Ltd. de Reino Unido; los centros de investigación IK4-TEKNIKER y el Instituto Catalán de Nanociencias y Nanotecnologías (ICN2); las universidades de Alicante y de Minho (Portugal); y el Hospital Universitario Donostia.

El proyecto Flexpol, que comenzó en enero de 2017, tendrá una duración de tres años y dispone de una financiación de 5,17 millones de euros por parte de la Unión Europea.

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.Más información