Hogares más baratos, pequeños y con menos servicios, principales cambios en la demanda de vivienda en la Comunitat Valenciana con la crisis

Hogares más baratos, pequeños y con menos servicios, principales cambios en la demanda de vivienda en la Comunitat Valenciana con la crisis

VALENCIAECONÓMICA.- Con la crisis económica, ¿ha habido un antes y un después a la hora de adquirir o alquilar una vivienda? Un abrumador 96% de los valencianos (un porcentaje muy similar a la media nacional) piensa que sí. Más de la mitad cree que desde 2008 ha cambiado “mucho” el tipo de inmueble que se demanda. Esta es la principal conclusión del estudio La demanda de vivienda en España, cambios tras la crisis”, elaborado por Casaktua.com a través de más de 1.100 entrevistas realizadas en todo el territorio nacional.

¿Cómo ha cambiado la vivienda que buscan los valencianos? El 78% de los encuestados afirma que se buscan casas más económicas; más de la mitad, inmuebles más pequeños; el 43%, que se prescinde de servicios comunitarios (piscina, zonas de recreo, jardines, etc.) y 3 de cada 10, que se opta por zonas peores. Cifras todas ellas muy parecidas al promedio nacional.

¿Y qué pasa con 4% restante que sostiene que la crisis no ha modificado el tipo de casa que buscamos? La mayoría cree que antes de cambiar de idea los futuros compradores o arrendatarios esperan hasta que los precios se ajustan a lo que pueden pagar.

Dónde vivimos y dónde viviremos

Siete de cada diez españoles viven en un piso, la residencia más habitual en nuestro país. Le siguen, a bastante distancia, el dúplex o chalet adosado (12,5%), los chalets independientes (10%) y los apartamentos de un dormitorio (5%).

Estos porcentajes varían en función de la edad, el tipo de familia o el lugar de residencia. Los pisos son los favoritos de los jóvenes, las parejas sin hijos, los urbanitas y los que viven de alquiler, mientras que el uso de casas adosadas o independientes se multiplica por dos entre las familias con más de 5 miembros y los que viven en municipios de menos de 20.000  habitantes.

El piso sigue siendo el rey, también para aquellos españoles que pretenden mudarse próximamente. Se observa un descenso en su demanda, pues sólo el 47% afirma estar buscando piso, porcentaje que desciende hasta el 41% en el caso de los valencianos. En cambio, los apartamentos han visto triplicar su atractivo, pasando a nivel nacional del 5% actual al 18% (un 22% en la Comunitat Valenciana).

¿Compra o alquiler?

En la actualidad, a nivel nacional el 77% de los encuestados vive en una casa en propiedad y el 23% restante, en régimen de alquiler. Desde que comenzó la crisis, el porcentaje de gente que optó por alquilar antes que comprar ha pasado de ser de un 6,4% a un 40%.

El 43% de los valencianos (porcentaje muy similar a la media nacional) está pensando en mudarse a una nueva vivienda a corto o medio plazo (26% en propiedad y un 17% en alquiler). La compra sigue siendo la opción mayoritaria entre las familias, las parejas sin hijos y los singles. Sólo las familias monoparentales prefieren alquilar antes que comprar.

De ese 17% de valencianos que busca una nueva vivienda en régimen de alquiler, muy pocos lo hacen por convicción: 8 de cada 10 afirman decantarse por el alquiler porque no les queda más remedio, alegando en su mayoría motivos económicos.

En este estudio, Casaktua.com también ha querido conocer las razones por las que un 57% de los encuestados en la Comunidad Valenciana no se está planteando buscar una nueva vivienda. De ellos, 4 de cada 5 afirman tener bien cubiertas sus necesidades habitacionales pero existe un 12% que está descontento con su casa. ¿Los motivos para no cambiarse? La inestabilidad laboral (62%, porcentaje muy alejado de la media nacional del 46%),  la creencia de que los precios aún bajarán más (50%) y que la vivienda que necesita no se ajusta al precio que puede pagar (37%).

Presupuestos ajustados

En el caso del alquiler, el 60% de los españoles cuenta con un presupuesto inferior a los 400 euros, porcentaje que aumenta hasta el 80% en el caso de los valencianos. Por su parte, de los que optan por la compra, un 28% sólo está dispuesto a pagar entre 50.000 y 100.000 euros (el tramo de precio más frecuente), y otro 26%, entre 100.000 y 150.000. En la Comunidad Valenciana estos porcentajes son del 23% y el 32%, respectivamente. Menos del 10% del total puede superar los 50.000 euros, mientras que en el lado contrario, existe un 3% que puede gastarse algo más de 1 millón de euros en adquirir la vivienda de sus sueños.

Más de la mitad de los encuestados acudiría a entidades financieras para encontrar su futura vivienda, cifra que sube hasta el 75% en el caso de los que esperan aumentar la familia, bien con hijos o bien acogiendo a personas mayores. Los principales motivos para hacerlo: la buena oferta de viviendas y las facilidades de financiación que ofrecen. A nivel regional, Galicia (66%), Aragón (63%), Comunitat Valenciana y Canarias (ambas con un 61%) son las más predispuestas a acudir a estas entidades.

Tiempo de búsqueda: dos años y medio como máximo

En España, tres de cada cuatro compradores llevan buscando una nueva casa, como máximo, dos años y medio. En la Comunidad Valenciana, 3 de cada 10 han empezado este 2015, el 22% comenzó a hacerlo el año pasado y un 12% en 2013. Aunque en menor porcentaje, destaca que un 10% lleve intentado encontrar una vivienda a su gusto desde antes de la eclosión de la crisis y que un 8% lo haga desde los dos primeros años de la misma (2008-2009).

El precio, lo primero que se mira y el principal obstáculo a la hora de adquirir una vivienda

El precio es lo primero que se mira a la hora de comprar una casa en nuestro país. Quizá por ello, también es el principal obstáculo al que se enfrentan los españoles.

Con la crisis, a nivel nacional los que afirman que les cuesta encontrar un inmueble que puedan pagar han pasado de representar el 34% en 2008 al 41% en la actualidad. Le siguen, con un 31%, el sobrecoste que supone hacer frente a los impuestos y gastos derivados de la adquisición, como la notaría, y la incertidumbre sobre la evolución de los precios, que ha visto duplicar su importancia desde el inicio de la crisis hasta afectar al 30% de los españoles. El acceso a la financiación (22%) y la falta de un asesoramiento especializado durante el proceso de compra (21%), son otras barreras importantes.

A pesar de la gran oferta existente y la variedad de portales inmobiliarios, tanto de entidades financieras como independientes, todavía un 7,5% afirma que el principal obstáculo a la hora de comprar una vivienda es no saber dónde buscar, porcentaje que baja a medida que lo hace la edad de los encuestados. En el caso de la Comunidad Valenciana estos porcentajes son muy parecidos.

Además de nuevas barreras a la compra, la crisis también ha supuesto un retraso evidente en la edad de emancipación. La inestabilidad laboral y la bajada del poder adquisitivo de los españoles han hecho que el 72% viera con buenos ojos dejar las grandes ciudades para apostar por el ámbito rural, o que casi 8 de cada 10 afirmen conocer a alguien que ha tenido que abandonar su vivienda para regresar a casa de sus padres.

¿Qué buscan los españoles en una vivienda

En la composición del perfil de la vivienda más demandada no sólo cuentan los aspectos más positivos, a veces también hay barreras que son insalvables para los futuros inquilinos. Así, el 18% de la población española nunca viviría en una casa en mal estado, el 12% no lo haría en una vivienda interior con poca luz natural y cerca del 9% tampoco residiría en zonas ruidosas y con mucho tráfico o situadas en lugares conflictivos. Cifras muy similares a las de la Comunitat Valenciana.

¿Y las segundas residencias?

A nivel nacional, el 27% de los encuestados por Casaktua.com afirma tener una segunda vivienda en propiedad (el 17% comprada con anterioridad a la crisis y el 10% restante adquirida entre 2008 y 2014) y otro 26% está pensando buscarla (29% en el caso de los valencianos). Esto supone que cerca de la mitad ni la tiene ni se lo plantea, un porcentaje que sube hasta el 60% en el caso de los singles y las familias compuestas por padres cuyos hijos ya se han emancipado.

El 55% de las residencias vacacionales se hallan -y también se buscan- en el interior, tal vez por el efecto de las casas familiares que tradicionalmente se mantienen en las poblaciones de origen, mientras que el resto se encuentra en la costa.

Por comunidades autónomas, los habitantes de Castilla-La Mancha son los que más cuentan con una vivienda secundaria, seguidos de los murcianos, los valencianos y los castellanoleoneses. Por su parte extremeños, madrileños y canarios son los que en mayor porcentaje están considerando adquirir una segunda residencia.

 

Deja un comentario

" alt="" title="" class="banner-image" width="100%" />

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.Más información