La Agencia Europea para la Seguridad Alimentaria decidirá en enero sobre el uso del glifosato

La Agencia Europea para la Seguridad Alimentaria decidirá en enero sobre el uso del glifosato

- La OMS incorporó el pasado mes de marzo este herbicida en la lista de substancias probablemente cancerígenas

- La EFSA considera “improbable” que el glifosafo suponga una amenaza carcinógena

VALENCIAECONÓMICA.- Si navegamos un poco por Internet y le preguntamos a Google qué es el glifosato, wikipedia nos dirá que es un herbicida no selectivo de amplio espectro, desarrollado para la eliminación de hierbas y arbustos, en especial los perennes. Es un herbicida total. Y entonces, ¿dónde radica la controversia del glifosato?

El glifosato es el principal componente del herbicida más vendido en el mundo. Está en nuestros parques, cultivos y alimentos. Y ha sido clasificado por la Organización Mundial de la Salud (OMS) como “probablemente cancerígeno para el ser humano”.

Concretamente, la Agencia Internacional para la Investigación sobre el Cáncer (IARC, dependiente de la OMS) incorporó en marzo de este mismo año el glifosato a la lista de substancias probablemente carcinógenas para humanos (grupo de substancias 2A de la IARC).

La incorporación del glifosato a la lista 2A es importante porque se trata de un producto muy utilizado en todo el mundo, al que están expuestos millones de agricultores y también muchos otros ciudadanos.  Pero cabe destacar que la inclusión del glifosato en esta lista no comporta ninguna prohibición sobre el uso de esta substancia.

El glifosato es el principal componente del herbicida denominado Roundup, que ha sido desarrollado por Monsanto. La patente sobre este producto expiró en 2000 y en la actualidad existe una multitud de productos para uso agrícola y jardinería que incorporan este principio activo.

Inmediatamente después del anuncio de la IARC, la empresa Monsanto expresó su crítica a través de diversos canales. En el blog Hablando claro, editado por Monsanto, se puede leer: “[…] todos los usos del glifosato incluidos en la etiqueta son seguros para la salud humana, lo que está respaldado en una de las bases de datos de salud humana más extensas en todo el mundo sobre productos agrícolas. […]”.

glifosato

Para Greenpeace, “Monsanto está ya tratando con todos sus medios de desacreditar el estudio”. Sin embargo, expresa esta organización ecologista en un comunicado, “los gobiernos y autoridades europeas deberían escuchar las evaluaciones de la OMS muy en serio y definir ya una hoja de ruta para actuar. Es necesario que se adopten rápidamente medidas de precaución para preservar nuestra salud y el medio ambiente”.

Dictamen “favorable” de la EFSA

Ahora, la Agencia Europea para la Seguridad Alimentaria (EFSA) ha publicado recientemente su informe sobre el glifosato, el herbicida más comercializado del mundo. En este informe de reevaluación, que será la base para que la Comisión Europea renueve el permiso de comercialización de esta sustancia a partir del 1 de enero, la EFSA ha considerado que “es improbable que sea genotóxico o que suponga una amenaza carcinógena para los seres humanos”.

La agencia europea ha llegado a esta conclusión a pesar del último informe de la Agencia Internacional de Investigaciones sobre el Cáncer (IARC), que clasificó esta sustancia como un “probable carcinógeno para el ser humano”, en base a un metaestudio que mostró “fuertes evidencias” de que provoca cáncer en animales de laboratorio.

Las organizaciones ecologistas, que llevan años denunciando su peligrosidad tanto para la salud como para el medio ambiente, tenían pocas esperanzas de que la EFSA tuviera en cuenta las nuevas evidencias, debido, según denuncian, a los enormes intereses económicos que giran en torno a esta sustancia del gigante de los agronegocios Monsanto, que se usa como herbicida en millones de hectáreas de tierras agrícolas y también en ciudades, en parques y jardines, en miles de kilómetros de carreteras y vías férreas, y también en productos de jardinería para particulares, entre otros usos.

La EFSA considera que las diferencias entre sus conclusiones y las de la IARC se deben a que la agencia internacional sobre el cáncer estudió el glifosato según sus distintas fórmulas comerciales, en las que está mezclado con otros químicos, mientras que la agencia europea lo ha estudiado sólo en su estado puro, aislado de los elementos que lo acompañan en los productos pesticidas en los que se comercializa.

De hecho, la EFSA reconoce la posible toxicidad del glifosato en su formulación comercial, y propone que “la toxicidad de cada formulación de pesticida y en particular su potencial genotóxico deberían ser considerados posteriormente por las autoridades de los Estados miembros cuando reevalúen los usos de las formulaciones basadas en el glifosato en sus propios territorios”.

Lo que está claro es que el debate está abierto. Y cada vez hay más voces en contra de la utilización de este herbicida con fines agrícolas. (http://valenciaeconomica.com/acusan-a-bruselas-de-ignorar-a-la-oms-sobre-el-potencial-cancerigeno-del-glifosato-y-autorizar-la-entrada-de-17-nuevos-transgenicos-con-destino-alimentario/) Además de las asociaciones ecologistas, varios ayuntamientos se han declarado libres de glifosato, en una campaña encaminada a prohibir su uso. (http://valenciaeconomica.com/alzira-se-declara-municipio-libre-de-glifosato/)

Deja un comentario

" alt="" title="" class="banner-image" width="100%" />

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.Más información