La demanda de suelo residencial no está agotada y experimenta un ritmo ascendente, según FEPROVA

urbanización abandonada

VALENCIAECONÓMICA.- La Federación de Promotores Inmobiliarios y Agentes Urbanizadores de la Comunidad Valenciana, FEPROVA, ha encargado un informe realizado por expertos de la Universidad de Alicante en el que se realiza una estimación del impacto socioeconómico producto de las previsiones contenidas en el PATIVEL. Y las conclusiones advierten de que es erróneo considerar que en nuestro territorio, y mucho menos en la costa, la demanda está agotada. Todo lo contrario, la buena coyunturaeconómica que atraviesa el conjunto del Estado, en contraposición con otraseconomías limítrofes, ya sean o no países miembros de la Unión Europea; la seguridad y estabilidad frente a otros destinos, el nulo impacto, hasta la fecha, del ‘Brexit’, son, en suma, condicionantes que presentan una demanda internacional que, concentrada en los clásicos compradores de Francia, Reino Unido o Alemania, sigue igual de vigente.

Otras fuentes especializadas en el mercado inmobiliario, como el informe realizado por la consultora CBRE, destaca que las previsiones de crecimiento económico en España para lo que resta de 2017 sesitúan por encima de las grandes economías de Europa y los índices de confianza en el consumo y la inversión siguen en senda positiva.

FEPROVA estima oportuno señalar que la Comunitat Valenciana ha sido protagonista en operaciones de inversión hotelera, áreascomerciales, oficinas, inversiones logísticas, de suelo o proyectos residenciales y en muchos casos por la dificultad de encontrar productos atractivos en otras plazas como Madrid o Barcelona. Algo que provoca, según la misma fuente consultada, una fuerte activación de la demanda y una carestía de producto de calidad en la oferta.

La Federación de Promotores comparte la idea de que el sector turístico ha resultado clave en los años de contracción de la economía y seguirá siéndolo, pero el desgaste de los inmuebles y la antigüedad de muchos de ellos obliga a apostar por la renovación o incluso, en algunos casos, por su reposicionamiento.

Actualmente, en los dos primeros kilómetros de costa, ya existe un 44% de suelo ambientalmente protegido. La solución podría estar en proteger el casi 18% de suelo no urbanizable que queda en dicha franja litoral. De este modo, se alcanzaría una protección del 60% de la costa, sin necesidad de desclasificar suelo urbanizable, legalmente aprobado y previsto por los planes generales de cada municipio. De este modo, además de la inseguridad jurídica, se evitaría el impacto socio-económico negativo que puede tener para los municipios afectados y la fuga de inversiones que se pueden desviar a otras comunidades autónomas o países del Mediterráneo.

Desde FEPROVA, por tanto, se aboga por planteamientos meditados, que protejan espacios sensibles, como la costa, de agresiones urbanísticas descontroladas, pero cuando la protección prevista por el Pativel plantea el 50% de la costa, afectando suelos urbanizables legalmente aprobados, y  ésta se puede mejorar incrementando la protección hasta casi el 60% sin afectar a suelos urbanizables, conviene no socavar ni dañar pilares básicos de nuestro crecimiento como el turismo y una oferta residencial de calidad que promuevan riqueza y empleo para nuestro territorio.

 

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.Más información