La valorización energética de los lodos de las depuradoras valencianas podría abastecer de electricidad a casi 30.000 viviendas

Modelo de planta de tratamiento de lodos diseñado por Greene.

Modelo de planta de tratamiento de lodos diseñado por Greene.

VALENCIAECONÓMICA.- Las 500.000 toneladas anuales de lodos generadas por las 482 estaciones depuradoras de aguas residuales (EDAR) de la Comunidad Valenciana podrían generar electricidad para dar abastecimiento eléctrico al consumo medio de casi 30.000 viviendas. Este aprovechamiento sería posible gracias a la tecnología desarrollada por la empresa  ilicitana  Greene Waste to Energy, que es capaz de eliminar los lodos de depuradoras y usarlos para producir energía a través de un proceso de gasificación. De esta manera, en aplicación al concepto de economía circular, se incrementaría la capacidad de la Comunidad Valenciana de generar electricidad, al tiempo que se reduciría el problema de la gestión de los lodos de las depuradoras.

El proceso de gasificación de Greene está protegido mediante patente mundial y por cada kilo de residuo que procesa obtiene aproximadamente 1 kilovatio de energía eléctrica y  1,5 kilovatios de energía térmica. Para el director comercial de Greene, Jesús Martínez, “tenemos frente a nosotros, como sociedad, un problema que podemos ser capaces de convertir en una oportunidad. El nivel de lodos que generan las depuradoras lo podemos reducir a energía, eliminando en más de un 80% las cenizas que se generan en otros procesos de revalorización energética; un lodo que estabilizamos, siendo capaces de tratar cualquier tipo de residuos de las EDAR, indistintamente de su composición”.

Según los cálculos realizados por el equipo científico de Greene, se puede lograr 10.500 kilovatios hora, que puede ser muy útil para las 171 estaciones de la provincia de Alicante; las 117 de Castellón; y las 194 de la provincia de Valencia. “Estamos hablando de una inversión que permite cumplir los planes directores de los lodos de la Comunidad Valenciana con un retorno a corto plazo. La rentabilidad económica, las ventajas energéticas y el avance en gestión medioambiental de los lodos hacen interesante aprovechar nuestra patente”, ha comentado Martínez.

La generación de energía desde las estaciones depuradoras serviría para abastecer a las propias plantas, lo que supondría una reducción de los costes de los ciudadanos y el canon correspondiente en el tratamiento de las aguas residuales. El responsable de Greene considera esta “otra interesante ventaja para los ciudadanos y un cambio de paradigma en la gestión de los lodos, reconvirtiéndolos en un valor en sí y no en una carga”.

La alternativa actual es destinar los lodos al sector agrícola, aunque no es utilizable para todos los tipos de agricultura, además de ser desviados como combustible para altos hornos y cementeras, soluciones poco rentables económica y ambientalmente.

Para hacer frente este problema, Greene ha desarrollado una nueva tecnología que permite la reducción de hasta el 90% de los lodos de depuradora, logra la generación de energía eléctrica y, como resultado del proceso de gasificación que realiza, produce una ceniza inerte que se puede aplicar en diversos usos en obra civil. En la gasificación, la energía de la materia orgánica se convierte en un gas que puede utilizarse como combustible para la obtención de energía en motores, turbinas de gas o calderas. Las cenizas pueden usarse como material de construcción, fertilizante, o en la fabricación de vidrio.

La planta de gasificación diseñada por la empresa ilicitana se puede aplicar a pequeña escala puesto que es rentable a partir de pequeñas estaciones (entre 0,5 y 5 MWe). De hecho, la empresa ya ha presentado varios proyectos para poner en marcha esta tecnología en países como Croacia, Chile, México o Irán.

“Entendemos que en pleno siglo XXI, la sociedad debe tratar de manera diferente los residuos – en todos sus formatos –  porque no podemos seguir aplicando técnicas del siglo anterior. Los vertederos y el entierro de basuras no son la solución a un problema que irá en aumento”, ha comentado Martínez.

Greene es una empresa que nace en 2011 de la iniciativa de cuatro emprendedores de Elche, químicos, y que en la actualidad cuenta con 20 empleados y el respaldo de un inversor privado de la Comunidad Valenciana. La empresa ofrece al mercado una tecnología madura, eficiente, a costes de inversión muy competitivos y que da respuesta a las necesidades de ayuntamientos, gestores de residuos, explotaciones agrícolas y otras industrias con consumos energéticos (calor y electricidad) elevados que quieren reducir la dependencia del petróleo y sus derivados.

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.Más información