Los pacientes de enfermedades raras también presionan a Puig para lograr la estabilización de la plantilla de investigadores del Instituto de La Fe

CCOO y UGT reciben el respaldo de la Federación de Asociaciones de Retinosis Pigmentaria, de la Asociación Valenciana de la Enfermedad de Huntington y del Colegio Oficial de Biólogos en una nueva concentración de protesta.

CCOO y UGT reciben el respaldo de la Federación de Asociaciones de Retinosis Pigmentaria, de la Asociación Valenciana de la Enfermedad de Huntington y del Colegio Oficial de Biólogos en una nueva concentración de protesta.

VALENCIAECONÓMICA.- El Día Internacional de las Enfermedades Raras, que se celebra mañana jueves, ha sido hoy el eje central de una nueva concentración de CCOO y UGT en defensa del personal del Instituto de Investigación Sanitaria La Fe (IIS La Fe), que sigue reivindicando mejores condiciones para la estabilización laboral de la plantilla. La Federación de Asociaciones de Retinosis Pigmentaria de España (FARPE) y la Asociación Valenciana de la Enfermedad de Huntington (AVAEH) han acudido a la llamada de los investigadores, que también han sido respaldados hoy por el Colegio Oficial de Biólogos de la Comunidad Valenciana. La clase política ha sido de nuevo el destinatario del mensaje de todos ellos: “Nuestros gobernantes deben demostrar valentía y demostrar que los gestos realizados por el presidente de la Generalitat, Ximo Puig, son sinceros”, han reclamado.

Así, el personal del IIS La Fe no ha dudado en lanzar una serie de demandas a Puig: “Señor president, de nada sirve generar nuevas vocaciones científicas, si cuando están en lo mejor de su carrera se les abandona; ¿cómo pretenden atraer talento del extranjero? ¿Cómo pretenden que los investigadores valencianos que han emigrado puedan volver? O más difícil aún, ¿cómo piensan atraer jóvenes talentos de otros países a una tierra que no es capaz de cuidar a los suyos?”.

Los investigadores valencianos en biomedicina, cabe recordar, encadenan contratos temporales, que no tienen “ninguna esperanza de estabilización” y que perciben salarios que están muy por debajo de su nivel de cualificación. En estos momentos, la temporalidad en este centro es muy elevada, de 350 trabajadores/as solamente 5 son indefinidos/as y solo uno desarrolla tareas de investigador. La eventualidad alcanza aproximadamente un 99%, cifra muy superior a las de cualquier instituto de investigación similar.

Respecto al tema sobre el que ha girado la protesta de este miércoles, el personal ha dejado claro que el IIS La Fe presta mucha atención a las enfermedades raras. Estas son enfermedades que por sí solas afectan a un bajo número de pacientes, pero existen más de 7.000 enfermedades raras que en su totalidad afectan a más de tres millones de personas en todo el país y a más de 300.000 personas en la Comunidad Valenciana causando ceguera, sordera, problemas neurodegenerativos etcétera. “Si los gestores de la Comunidad Valenciana fallan ahora y dejan caer a los investigadores ¿qué futuro les espera a los pacientes y a sus familias?”, han apuntado desde CCOO y UGT.

Durante la protesta y en relación a lo anterior, la presidenta de FARPE, Almudena Amaya, ha indicado que “gracias a varios investigadores del IIS La Fe, los pacientes de retinosis pigmentaria tenemos una esperanza para nosotros y para nuestros hijos, que podrían heredar la enfermedad”. Sin embargo, más allá de esa esperanza, Amaya admite que “lo que sentimos con mucha fuerza es preocupación por la posibilidad real de que se pierdan los esfuerzos de investigación y económicos, levantados por estos jóvenes investigadores durante muchos años; por la paralización de ensayos clínicos con pacientes que se producirá si estos investigadores pierden su puesto de trabajo; y, sobre todo, porque sin ellos nos roban  la esperanza a los afectados de luchar contra nuestra enfermedad”.

Por su parte, la presidenta de AVAEH, Mercedes Muñoz, ha pedido “que se pongan en marcha los mecanismos necesarios de estabilización para el personal investigador del IIS La Fe y que no se pierdan líneas de investigación como las del doctor Rafael Vázquez, que versan específicamente sobre la enfermedad de Huntington”. Según ha revelado, la estabilidad laboral de este investigador peligra, puesto que su contrato Miguel Servet de Tipo II llegará a su fin en 2020. Por tanto, “en unos meses todo su trabajo y el de la gente a la que dirige podrían escurrirse por el desagüe y perderse para siempre”. En esta línea de investigación se han atraído varios cientos de miles de euros de dinero público español y europeo, y varios más de dinero privado, incluyendo donaciones de la propia asociación, que tendrían que ser devueltos a las agencias financiadoras.

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.Más información