¿Sabes qué pasa con los plásticos que usas cada día?

Se estima que más de 1.300 especies en todo el mundo se han visto afectadas por los graves impactos medioambientales de esta contaminació

Se estima que más de 1.300 especies en todo el mundo se han visto afectadas por los graves impactos medioambientales de esta contaminación.

¿Te has parado a pensar cuántos plásticos de usar y tirar empleas a diario desde que te levantas? Es muy probable que haya plásticos (y microplásticos) en tus productos de higiene y cosmética matinales, en tu desayuno, en ese paquete que te han enviado, en los pañuelos que usas, en la ropa de poliéster que llevas, en tu boli, en la bolsa del super, ¡dentro del pescado de tu cena!, en……..

Insostenible.

La producción global de plásticos aumentó un 50% entre 2002 y 2013 y, por supuesto, también los residuos plásticos que ya constituyen, por ejemplo, el 60-80% de todos los desechos marinos. Para que te hagas una idea:

   - Cada año llegan a las aguas costeras de Europa 100.000 toneladas de plásticos(1)

   - Cerca del 40% de la demanda de plásticos en Europa y España se destina a envases de un solo uso (2)

   - El 75% de la basura marina que se recoge en las playas españolas es plástico (3)

El consumo y la producción de plásticos de un solo uso continúa aumentando y, si nada cambia, podríamos pasar de las 8300 millones de toneladas actuales (unas 800.000 veces la torre Eiffel) a 34.000 millones de toneladas en 2050 (4). Una auténtica locura.

Estos residuos tienen un gran impacto en la vida marina ya que provocan asfixia, enredos y bloqueos intestinales. Además, dada la durabilidad del plástico, durante el tiempo que permanece en el medio ambiente se va rompiendo en trozos más pequeños por acción de la luz solar, el viento y el oleaje, hasta llegar a pequeñas piezas inferiores a 5mm (microplásticos) o incluso microscópicas (nanoplásticos).

Algunos agentes exfoliantes que se emplean en cosmética o productos de limpieza llevan ya incorporados microplásticos que escapan de los filtros de las depuradoras. Lo mismo sucede con las microfibras que se desprenden de los lavados de la ropa de tejidos sintéticos hechos con plástico, como el poliéster, que son cada vez más mayoritarios.

Estos microplásticos, una vez en el agua de mar, son accesibles para animales de todo tamaño, incluso plancton o pequeños moluscos, incorporando así el plástico y sus aditivos a la cadena alimentaria en lo que Naciones Unidas ha denominado una “bomba tóxica”.

Conscientes de este problema que requiere acciones urgentes, son muchas las organizaciones que, como Greenpeace, están trabajando desde distintos ámbitos para que se tomen medidas encaminadas a reducir, en origen, la cantidad de plástico que se pone en circulación, y a visibilizar las alternativas para reutilizar los envases y otros productos plásticos de usar y tirar, demandando que sean apoyadas desde los organismos públicos.

El movimiento global que pide el fin del usar y tirar y aboga por la reducción y la reutilización está creciendo. Es un movimiento que está liderando la sociedad civil y las pequeñas empresas que están asumiendo el riesgo de apostar por alternativas e innovaciones. Las administraciones públicas deben dar ejemplo, sumarse y promover que las alternativas de consumo que generan menos residuos sean una realidad cada vez maś cotidiana” ha declarado Elvira Jiménez, responsable de la campaña de océanos de Greenpeace.

La Unión Europea tiene ahora la oportunidad de tomar medidas ambiciosas para reducir en origen los residuos plásticos que contaminan los océanos dentro de la nueva Directiva de Residuos y la Directiva de Envases y Residuos de Envases cuyo proceso de revisión, dentro del denominado Plan de Acción de Economía Circular de la UE, se está llevando a cabo en estos momentos. Los ministros de medio ambiente de los Estados miembros pueden allanar el camino para eliminar los envases de plástico de un solo uso y posicionar a la UE como líder en la lucha contra la contaminación por plásticos.

Algunos países ya han dado pasos en este sentido, como EEUU que ya ha prohibido los microplásticos en cosmética, Ruanda que prohibió el uso, venta e importación de bolsas de plástico o Francia, donde está prohibida la venta a particulares de menaje de usar y tirar.

El gobierno español no puede quedarse atrás y ahora tiene la oportunidad, dentro de este proceso europeo, de apoyar las propuestas más ambiciosas y mostrar un liderazgo en la reducción del plásticos de un solo uso, apoyando, por ejemplo, el objetivo del Parlamento Europeo de reducir la basura marina en un 50% para 2030. Es necesario entender el impacto del plástico y, por eso, en las jornadas HAZ que celebra Greenpeace la próxima semana, analizaremos alternativas. Porque, sí, por difícil que ya nos parezca, es posible vivir sin plásticos ha concluído Jiménez

Se trata de un evento que se celebrará simultáneamente en los cinco continentes (los días 2 y 3 de diciembre en Madrid) y donde habrá, desde espacios de trueque, hasta estilistas para dar nueva vida a la ropa, talleres, conciertos, proyecciones… y todo un programa de acciones para reflexionar, de forma novedosa, sobre el enorme impacto del consumo actual.

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.Más información