Sobre los españoles y su inmadurez paralímpica

Sobre los españoles y su inmadurez paralímpica

VALENCIAECONÓMICA.- Durante estos días se están disputando en Río de Janeiro los XV Juegos Paralímpicos de la historia. Una competición donde, si me lo permiten, se puede ver a los verdaderos héroes del deporte. Deportistas que – si sus homólogos olímpicos ya carecen de fama o reconocimiento para financiar su carrera profesional – difícilmente pueden costearse la práctica deportiva a no ser de organismos como la fundación ONCE.

Es importante conceder a España el mérito que se merece en la práctica de estas disciplinas. Para que se hagan una idea, el medallero olímpico español tras 23 participaciones en los juegos suma 44 medallas de oro, 63 medallas de plata y 41 medallas de bronce, total 148 medallas. En cambio, el medallero paralímpico español tras 12 participaciones, 11 menos al no estar todavía contabilizado el medallero de Río de Janeiro, cuenta con 195 medallas de oro, 257 medallas de plata y 214 medallas de bronce, total 616 medallas. Además, tuvo participaciones como la de Barcelona 92 donde se superaron las 100 medallas en tan sólo una edición.

Juegos paralimpicos

España, en los Juegos Paralímpicos de Río de Janeiro lleva ya 12 medallas en tan sólo 5 días de competición (2 oros, 4 platas y 6 bronces). Está únicamente a 5 medallas de las 17 alcanzadas por la España Olímpica, no obstante, los Juegos en nuestro país están teniendo repercusión por asuntos que una vez más nos retratan como sociedad. Es muy triste comprobar como lo más destacado de la Ceremonia Inaugural de los Juegos fue un desafortunado tweet de la cuenta oficial de Río 2016 en español. El tweet decía: “Suena el himno paralímpico, todos de pie”. Intencionado o no, no es de recibo que el único motivo por el que salga la competición en los MMCC nacionales o RRSS sea por un tweet que, en el peor de los casos, no merece la más mínima atención.

Captura 1

De nuevo ayer volvió a suceder algo que nos sacó a todos una carcajada. Un atleta sin brazos acababa de proclamarse campeón paralímpico de tiro con arco. Tras un sublime lanzamiento (manejando el arco con los pies) que dio en el centro de la diana estaba recogiendo el oro, cuando la autoridad brasileña que le acaba de colgar la medalla hizo ademán de darle un apretón de manos. De inmediato el hombre se percató y la situación no llegó a más, pero ya estaba el lío montado, de nuevo íbamos a tener ración de sorna paralímpica en España.

Sería hipócrita culpar a la prensa nacional o a los conocidos  twitteros que se lanzaron a comentar la situación como tiburones ávidos de sangre, pues estos son tan sólo un reflejo de la sociedad española. Son un reflejo de una sociedad inmadura moral y emocionalmente para admirar y disfrutar a unos deportistas que no merecen ser de un país llamado España. Son el reflejo de una sociedad que, en un conocido diario nacional, pinchó más veces en una noticia titulada “Cristiano corría en los semáforos para ver si era más rápido que los coches” que en cualquier nota de prensa que anunciara una presea más para el rebosante medallero paralímpico español.

Son estos detalles los que nos vuelven a recordar que España va décadas por detrás del primer mundo. Décadas por detrás de países que hace mucho que superaron las barreras físicas, o que quizá directamente no tuvieron que superarlas porque desde la base se educó a las personas para que esas barreras ni existieran. Lejos de avanzar en el asunto, los españoles seguimos deambulando por un océano de hipocresía, complejos y revanchismos inútiles. Al menos, deberíamos dar las gracias a nuestros paralímpicos, ya que durante unas semanas cada 4 años hacen creer al mundo que España es un país civilizado.

@ValEcoDeportes

Deja un comentario

" alt="" title="" class="banner-image" width="100%" />

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.Más información