Una hanegada 14,85 euros

Una hanegada 14,85 euros. Aunque se parezca no es la segunda parte de la película de Carlos Iglesias ‘Un franco 14 pesetas’ que cuenta la vivencia de dos españoles que emigran a Suiza a trabajar en los años sesenta ( la segunda parte se ha estrenado este año con el titulo ‘Dos francos 40 pesetas’). Los 14,85 euros por hanegada es lo que he recibido del pago único que como aguinaldo de navidad la Generalitat transfirió a principios del mes de diciembre.

Desconozco, y a fuerza de ser sincero no he tenido ganas de averiguar, la cifra oficial por hanegada o hectárea que la UE asigna a la agricultura valenciana dentro de la Política Agraria Común (PAC), porque en definitiva es perder el tiempo. Y digo perder el tiempo porque la Administración vive ajena a la realidad del campo y no hace más que dar la espalda al sector y a recurrir al maquillaje de cifras. Recientemente leía en LAS PROVINCIAS un interesante artículo de Vicente Lladró, en el que muy acertadamente denunciaba que la renta agraria había caído un 7,1 por ciento, lo que en opinión de la formación agraria Unión de Uniones y del PSOE suponía retroceder al año 2000.

Días después, la Unió de Llauradors realizaba un balance realmente negativo del sector, y cifraba en 500 millones de euros las pérdidas en el campo por sequía y pedrisco. La Unió se lamentaba también de la caída de inversiones en investigación y tecnología agraria (27%), desarrollo y mejora de la ganadería (56%), calidad agroalimentaria (29%) o desarrollo del medio rural (24%), lo que se traduce que el presupuesto de la Generalitat para políticas agrarias haya bajado un 34 por ciento.

También hace un par de días AVA-ASAJA salía a la palestra para denunciar que la decisión adoptada por el Gobierno el año pasado de recortar en torno al 50% las subvenciones destinadas a fomentar el uso del seguro agrario, y según datos oficiales de Agroseguro, en sólo estos dos últimos años el volumen de primas contratadas para cubrir los daños climáticos en cítricos ha descendido hasta un 33% en la provincia de Valencia.

Como vemos la realidad en el campo es bien distinta de la otra realidad oficial. Y la realidad pese a quien le pese es que el sector agrario se hunde entre el abandono y la desidia institucional, que mira hacia otro lado con mayor número de robos en el campo (dónde están los helicópteros que anunció Alfonso Rus el año pasado en otra de sus fanfarronadas); con una explotación de los “collidors” por las ETTs, un foco de fraude a la Seguridad Social y Hacienda (dónde están los inspectores de trabajo).

Además si no son pocos los problemas propios a los que se enfrenta la agricultura de la Comunitat Valenciana (bajo precios, sequía, salinidad de acuíferos, costes energéticos),  resultan que también somos los paganos de los ajenos, la política europea, dígase veto ruso. Por mucho que la UE haya subvencionado a frutas y hortalizas, la pérdida, aunque temporal del mercado ruso, ha afectado seriamente a frutas como el caqui o el granado, y también a los cítricos. Y también somos los afectados de una errática política europea que no es capaz de poner freno a la importación de frutas de terceros países que no cumplen los protocolos de sanidad vegetal (ahí está el problema de la mancha negra en los cítricos de Sudáfrica).

Y que hacemos o que no hacemos los nos dedicamos a la agricultura (aunque sea a tiempo parcial) para tratar de revertir esta situación. Aunque en el diagnóstico casi todo el sector coincide no así en la solución, aunque desde mi punto de vista es bien sencilla: Dejar de cultivar la tierra. Las consecuencias serían inmediatas: pérdida de jornales en trabajadores del campo y serios problemas medioambientales.

Es evidente que por el lado económico, la Administración tendría que para hacer frente a subsidios y planes de empleo. Y, por otro, las consecuencias medioambientales serían otro foco de problemas, por el riesgo de incendios (ya lo ha sido este año) y por la fijación de CO2 que la superficie cultivada aporta.

Estamos en vísperas electorales y ya sería hora que las formaciones políticas incorporasen profesionales del sector y propuestas coherentes. De lo contrario cada año la situación será cada vez más irreversible.

Juan Antonio Sanjuán

 

 

Deja un comentario

" alt="" title="" class="banner-image" width="100%" />

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.Más información